Creí que Martin Parr era mi padre

Autoretratos en Benidorm,  Las Vegas, el interior de la cabeza de un tiburón (sí, tope normal). Montajes chusteros pre-photoshop, foto-souvenir con marco de palmeritas y puestas de sol…. Martin casi nunca sonríe y casi mejor porque cuando lo hace es realmente inquietante.

Souvenirs, todo muy kitsh, todo muy pop

La exposición Souvenir (2012) describía la fotografía entendida como pieza de coleccionista. El turista concibe los “marcadores turísticos” como un trofeo. La Sagrada Familia, la Torre Eiffel, el Empire State Building DEBEN ser fotografiados. Por las buenas o por las malas, eso no se cuestiona. ¿O es que no habéis notado e incluso puesto cara de perro porque alguien no se aparta del encuadre perfecto ante el monumento de turno?

Agradezcamos pues el interés de Parr por lo banal y su arte en la plasmación de lo curioso (yo diría freak) para la posteridad.

Estoy absolutamente de acuerdo con la mirada de Parr y aún así me sorprende cuántas fotos parecidas conceptualmente he hecho. Lo que pasa es que Parr sabe lo que hace, claro, yo solo hago fotos chorras. Una muestra de lo que estamos tratando:

Ahí debajo en chiquitito está el lagarto del Parc Güell. Si Gaudí levantara la cabeza permitiría que le volviera a atropellar un tranvía
Turista tomando el sol. Y no se te hacen los pezones a la plancha? Pregunto
Turistas haciendo el canelo en la Torre de Pisa, esta la tenemos todos
Foto tomada en  Palestina, jo jo jo…. no words

En fin, ya veis de qué va nuestro rollo.  Y siento tanta conexión que sólo espero muy mucho que su intención sea siempre humorística. Viendo Souvenirs la sonrisa e incluso la carcajada me acompañaron todo el rato. Me pareció que era el típico al que sus amigos deben definir como “un cabrón”. Pero en plan bien, ya sabéis “jaja, qué Cabrón Martin, jajaja”….

Quiero ser su amiga, su hija, su ayudante o su vecina del quinto. Me da igual.

Este post se publicó primero en DisorderMag.

10 fotógrafos que os dejarán flipando

¿Hartos de ver siempre lo mismo? ¿Cansados de dar vueltas por Flickr? ¿Hasta los mismísimos de Cartier-Bresson? ¿Ávidos de inspiraciones y sensaciones fuertes? ¡Este es vuestro post! Aquí os traigo los diez fotógrafos que me han dejado muerta por un motivo u otro. Un no parar de flipar y de pensar… ¿lo hicieron en serio o me están vacilando? A ver qué os inspiran.

Continúa leyendo este post en Sales de Plata.

El fotógrafo más sexy de National Geographic

Hace muchos muchos años, cuando creíamos que Clint Eastwood solo sabía pegar tiros, fumar puritos o girar la cabeza bruscamente y escupir, se estrenó una película llamada Los puentes de Madison County. ¡Qué sorpresa descubrirle como un hombre atractivo! Y más que por su físico, que era el de siempre (carita de chupar limones, cuerpo rígido, pelo-whisky), lo que resultaba más fascinante era que fuera un fotógrafo National Geographic. Dios, ¡qué glamour!

Puedes leer el post completo en Sales de Plata

William Eugene Smith era de Wichita

Y que fuera de Wichita es totalmente irrelevante… pero ¡qué título para el post, amigos! Qué garra, qué punch. Os quiero hablar de él porque me lo han pedido. Una compañera de trabajo fan enardecida me mandó una petición: Habla de William Eugine Smith que vi su obra en una expo y me encantó. ¡Pues claro que sí! Yo sólo tengo una condición: os pediría, por favor, que cada vez que leáis su nombre sea así: Wíliam-Eugín, muy en plan Julio-José. Así le sentiremos más cercano aunque fuera de Kansas.

Sigue leyendo en Sales de Plata

Famosos y fotógrafos. En este orden

Bryan Adams, el cantante con más canciones moñas per ratio de Canadá y alrededores hace unas fotos que no veas. Que la vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida es de todos conocido. Pero es que no es el único caso reportado, tirando del hilo no sabéis todo lo que he descubierto. Os cuento como empezó todo.

Estaba yo ojeando revistas en Lisboa hace unos meses cuando en la portada de una revista aparecía a la derecha en pequeñito: Bryan Adams. Y pensé.. habrá sacado disco. Pero esto no me cuadraba y lancé la pregunta al aire. Pero a ver… ¿el de “Everything I do, I do it for you” hace fotos? Sí, sí… y muy buenas, me dijo una amiga.  Loca me quedé.

Un post que encontrarás en Sales de Plata

 

John Batho, el hombre que iba a su rollo.

Andaba yo por Internet busca que te busca, como diría la filósofa Paulina Rubio y me topo con esta explosión de color. ¡Pah! Me ha explotado en la vista y me ha llenado de alegría, que es exactamente lo que me pide el cuerpo. Y siendo este un mes raro de otoño a ratos y entusiasmo intermitente, ya no me ha quedado ninguna duda de que hoy íbamos a dedicarle un poquito de tiempo a John Batho (1939- hasta la actualidad, que yo sepa).

Puedes leer el artículo completo en Sales de Plata.